martes, 8 de julio de 2008

Al final la vida sigue igual

Ya fue el día D y no se separaron nuestras partículas ni fueron consumidas por un agujero negro, Tampoco tuvimos el privilegio de experimentar el fin del mundo; nada de eso pasó, ni siquiera se si el experimento se llevo a cabo…

Es una pena, yo tenía las esperanzas (y el temor?) de presenciar el fin del mundo y me siento algo defraudada, decepcionada quizás. Nadie juró que así fuese y era algo que había que entender como una probabilidad, pero aún así… MALDICIÓN!!!

Hay que asumir que el fin del mundo quizás no ocurra de un día para otro y que lo más probable es que sea lento, enmarcado dentro de un proceso de degradación de nuestro propio planeta del que nosotros seremos en gran parte responsables. Con esto apunto a nuestra escasa conciencia acerca de las consecuencias de nuestras acciones para con la naturaleza, el ecosistema y ese equilibrio que aunque no es estático, no va al ritmo de nosotros los humanos; algo que se ha comentado tantas veces en este blog.

Y así se nos viene encima la realidad y sus cotidianeidades, sus preocupaciones superfluas y trivialidades varias. Nada de holocaustos ni estrepitosos finales, tan solo la simple realidad y su omnipresente continuidad (por más que nos parezca lo contrario)… Hay tantas cosas que hacemos como parte de un ritual inconsciente de manera tal que no nos damos cuenta (quizás por lo mismo no logro pensar en algún ejemplo concreto) y existen otros actos que son enormemente conscientes, las razones pueden ser diversas, ya sea que las amemos o que las detestemos a muerte...

Dejaremos las lamentaciones sobre la existencia a un lado y seré menos grave, acabo de salir del desengaño del fin del mundo y necesito alegrarme con algo. Dentro de esas cosas cotidianas que la mayoría la gente odia esta hacer la cama, y ojo que hablo del mobiliario y no a ese acto de “hacerle la cama a alguien”.

Hay algunos que son maniáticos y otros que duermen donde sea, pero para aquellos donde la flojera es la que manda les cuento que acabo de encontrar la panacea: Una cama que se hace sola. Asi es, ya se encuentra a la venta la solución para evitar las molestas actividades asociadas a la existencia. Ya lo sabe: LLAME YA!!! O visite este link.

Y si la quiere ver en funcionamiento vea este video:

(algo paso... este posteo sufrió una mutación y el inicio no se condice con el final JAJJajJAJjajA. Que freak)

8 comentarios:

S A L V A D O R dijo...

adelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaante cotidianeidades...

sobre lo ultimo, yo no tengo problemas en hacer la cama, mas bien, necesito a alguien que me la desarme....

una cosa mas;que nadie piense por los ulitmos 2 posts o por el titulo del blog que la autora tiene tendencias suicidas o depresivas...por lo menos ahora se te ve con polera blanca y no con una negra

saluuuuuuuuuuuudos

Chugo dijo...

El fin del mundo vendra con el dia a dia....poco a poco y sin que nos demos cuenta, quizas ya estamos en ello y nosotros si enterarnos

El Simon Mazzet dijo...

Pero si anunciaron que caeria un meteorito en el 2010

carlosmxax 2.4 dijo...

que loco no
y con respecto a hacer la cama varias veces duermo en el sofa, solo por el echo de no hacerla...
y suele pasar que cuando inicias un tema, terminas con uno sin ninguna relacion al primero... suele pasar
el fin del mundo sera para otro dia
es cosa de esperar...
no se puede tener todo

saludos

Modesto dijo...

Quiero pero a la vez no quiero vivir el fin del mundo xD
Quiero saber qué se siente! ^^

R.i.c.@.r.d.o dijo...

El planeta tierra no se acabará.... los que cambian son las personas....

y sí... soy optimista... la tierra seguirá sustentando a las próximas generaciones.


(y yo quiero una de esas camas..... jejejeje)

Adios!!!

y muchas gracias por tu comentario....

siempre se agradece :)

El Simon Mazzet dijo...

Según el calendario Maya, el fin de los tiempo es el 22 de diciembre del 2012.

Lechuguita dijo...

Entonces igual no nos queda mucho tiempo entonces...