viernes, 15 de diciembre de 2006

Por qué la vida es una pasion inutil (ojo que se viene denso)

La frase que le da el titulo a este espacio es de mi padre, él tiene todo el merito… recuerdo que me la ha dicho muchas veces en nuestras largas conversaciones acerca de la vida y de qué mierda hacemos aquí los seres humanos… pero es una adaptación de Sartre con una leve variación: “el hombre es una pasión inútil”.

Últimamente muchas personas se han cuestionado si la vida es o no una pasión inútil o si aún considero que lo es o me han preguntado por qué el blog lleva ese titulo… así que este post va dedicado para todos ellos, en especial para Diego Moreno quien me hizo la pregunta en La otra pasión.

Primero veamos que es una pasión. Recurrí a mi diccionario que jamás me falla (es una herramienta muy útil, pero muy poco valorada):
1.- Acción de padecer.
2.- Por antonomasia la de Cristo.
3.- Una de las categorías de Aristóteles que designa toda afección del ente.
4.- Estado pasivo del sujeto.
5.- Lo contrario a la acción.

Les apuesto que no se esperaban estas definiciones, cierto?. Esperen, hay más!:
6.- Deseo o afición vehemente a una cosa.
7.- Inclinación o preferencia muy vivas de una persona a otra (suspiro, uff!).

Pero esta es la que más me gusta y la que mejor se ajusta al contexo:
8.- Cualquier perturbación o afecto intenso que domina sobre la razón y la voluntad

Así que vivir es algo superior a todo, o no? Pues bien, mi razonamiento es el siguiente: Hay algo más inútil que vivir lleno de complejidades, para finalmente morir? Antes o después, el cuando no importa; es una de las cosas que invariablemente sabemos que van a suceder (si es que no es la única)… La vida es una progresión lineal hacia la muerte…

Y vaya que a los hombres se nos hace difícil vivir sin esperanzas. Si nos falta nuestro leif motive nos sentimos perdidos… por eso tendemos a tomar esta línea (aunque sabemos que tiene un claro final) y la volvemos curva, la torcemos, la retorcemos, la enredamos… y nos enredamos en ella también.

Es como si tratásemos de arreglar, decorar un poco nuestro camino inexorable hacia la muerte… Se que suena bastante fuerte y trágico, como si estuviese sumida en una profunda depresión… y no es cierto, lo que pasa es que cuando uno tiene que experimentar la muerte de un ser querido, para la cual no estas preparada… la muerte se yergue como una idea poderosa; especialmente si nunca antes se la había tenido que mirar de frente.

Todos estos quiebres que hacemos en nuestra vida, también son pequeñas pasiones. Déjenme ponerles ejemplos: las personas nos apasionamos por diversas cosas, unos desean entrar a la U, otros viven y mueren por la música; los hay quienes no conciben su existencia sin la lectura, y los que se entregan a dios con fervor… en fin; claro, también están los que se apasionan por conseguir status o posesiones materiales… esos son los peores.

La vida esta llena de esas pequeñas cosas que nos hacen olvidar nuestro destino final y que por ende nos hacen ser apasionados de vivir. Yo ya llevo tiempo analizando este asunto (pensar weas es una de mis pasiones), en conversaciones con mi padre esencialmente, desde que era muy pequeña; y por supuesto que mi percepción acerca de la vida ha cambiado enormemente desde entonces… y tal vez seguirá cambiando, pero esto es lo que pienso hoy.

Resumiendo todo lo que he divagado hasta ahora; amamos la vida, nos apasionamos con ella y sus hermosos detalles, aun sabiendo racionalmente que es tan delicada y efímera… Lamentablemente –aunque no estoy tan segura de que sea tan malo- como seres humanos, como especie, estamos dotados de neocorteza, esa parte de nuestro cerebro responsable de todas las funciones cerebrales superiores (escribir, calcular, pensar, regular nuestro comportamiento, en fin) y de un sistema límbico (más profundo) que se encarga de todo lo relacionado con nuestros instintos más básicos y con nuestras emociones...

Ambas partes coexisten en nosotros de manera casi irreconciliable y se comportan de modos tan contrastantes como una figura negra sobre un fondo blanco. Por qué digo todo esto? Porque amamos la vida con el límbico, pero amamos de la vida nuestras construcciones hechas con la neocorteza… que a veces pueden ser muy nimias, superfluas o grandes y poderosas… pero todas tienen un punto en común… buscamos trascender más allá de la muerte.
Queremos dejar nuestra huella en la vida, que nos recuerden una vez que llegue nuestro momento de partir… queremos inmortalidad en los recuerdos de las personas, o de la historia, como quieran verlo. Mi madre es inmortal en nuestros recuerdos, pero Mozart es inmortal en la historia, se entiende la idea?

Por qué la humanidad tiene ese deseo, esa pasión casi desatada por transcender? La razón se encuentra en las bases biológicas de la vida de cualquier organismo desde la bacteria más pequeña, hasta el animal más grande y bruto (si, nosotros) jajajaja. La trascendencia para la biología es el fitness; un concepto que significa básicamente dejar nuestros genes durante el tiempo evolutivo mediante los hijos de nuestros hijos y de esa manera prevalecer. Es esta idea la que esta en nuestro sistema límbico, es nuestra base, el verdadero leif motive por el que nos encontramos aquí en este mundo…

Una vez que se tiene claro que el fitness es el espíritu rector de todas nuestras acciones (y de todos los seres vivos, por cierto), yo pienso… y para qué me afano en estudiar, para qué me angustio cuando voy a una librería (porque quiero comprar todos los libros), por qué me sobrecoge escuchar una hermosa cancion, por qué me gusta tanto escribir… en fin, antes pensaba que todas esas pasiones de las que les hablaba eran bastante inútiles, complejidades innecesarias, “adornitos” construidos por el hombre y su neocorteza para olvidarse de las dos cosas más importantes en la vida: reproducirse, dejar la mayor cantidad de descendientes posibles y por supuesto la muerte. Ahora comprendo mejor que esas pasiones son formas más elaboradas de conseguir y enfrentar ambas metas, respectivamente y que como seres humanos, no podemos alejarnos, ni negar nuestra compleja estructura…

Aún lo pienso, pero con muchos más matices que antes… la vida, con toda su complejidad sigue siendo una pasión inútil para mí, pero la verdad es que todos sus detalles, sus intrincadas curvas, sus sinuosos giros me deleitan, me causan placer y los disfruto.


Como se lo dije al hombre de las mariposas… la vida sigue siendo una pasión inútil, pero nadie ha dicho que sea malo estar apasionado… ;)


6 comentarios:

badseed91 dijo...

pues, si, bastante densa tu explicación. pero bueno, así eres tú. lo que importa es que estas bien contigo misma, y eso es bueno. aunque yo tengo otra concepción de la muerte, ya para que entrar en discutir, respeto tu percepción de ella, y ya ta.
te dejo saludos, y espero que nunca dejes de sentirte inutilmente apasionada por la vida.
salu2

Diego Moreno dijo...

Bueno, bueno...

Cuando se me plantean debates o conversaciones de este tipo, no te voy a engañar, disfruto. En general siempre disfruto de una buena conversación.

Me encantaría poder extenderme pero creo que con brevedad podré expresarte mi opinión sobre los diferentes puntos:

1º (según el diccionario)

Inutil:
- Sin utilidad
- Sin resultado

(esta parte no la pusiste) ; )
Considero que la vida es útil, de hecho muy útil.

Desde mi punto de vista existen muchos tipos de muerte (imagino que tu haces referencia a la muerte física, cuando todo se para).

Hace tiempo tube la degracia de perder una persona cercana en accidente de tráfico, y te puedo asegurar que eso para mi fue una auténtica lección sobre la vida, sobre la importancia de vivir y sobre la importancia relativa de morir.

En tu escrito hablas sobre la importancia de vivir apasionados porque... (según yo entiendo) total, al final te mueres.

Según yo lo veo lo importante no es que al final te mueres, ese no es el objetivo, ese es el desenlace lógico de los acontecimientos. Lo verdaderamente importante es cómo vives, lo útil que puede ser para ti mísmo y para los que te rodean y amas, en este suspiro, en este breve pero delicioso/asqueroso (en bastantes menos ocasiones desde mi experiencia personal) viaje llamado vida.

Una persona sabia me dijo una vez "Cuidado, a ver si los árboles no te dejan ver el bosque."

Para nada es malo estar apasionado (de echo es bastante necesario para según que momento) ^^, pero desde mi punto de vista lo importante de un viaje a China no es montarse en un tren, coche y avión hasta llegar, sino pararse a contemplar y saborear el paisaje y comentarlo con la gente que te rodea y cagándote (por qué no?) en cada nubarrón que te estropea el camino siendo consciente que hasta los mas negros nubarrones tienen en algún punto su pizquita de encanto. Cuando lleguemos, ya veremos lo que hacemos.

Un saludo.
PD: Me temo que al final no fuí tan breve ^^u.

Eli dijo...

Ehhh, creo q ante tu post tan explicito, no tengo comentario, todo lo dijiste ya.

pancho dijo...

estuvo bastante cargado tu post, pero asi aun me gustó. Derrepente caigo en esas reflexiones filosóficas acerca de la vida, pero es cuando mi mente ha alcanzado un punto extremo, ya sea, de aburrimiento o de ocupación.

Bueno, y la verdad es que no me gusta pensar ese tipo de cosas, se me hace un poco de miedo, tal vez hay algo que yo deba aceptar, algo que yo deba arreglar en mi vida un asunto pendiente aun por atender. No sé. Tal vez nada sea tan malo de aceptar...

Con tus significados, aun no concuerdo con tu blog. La vida es muy útil. Pancho ^^

maxon dijo...

¿¿Porque llegué aca??

Ah, por un comentario. Bueno,pero ese no es el punto.

Me gusto mucho lo que escribiste, aunque eso no quiere decir que esté de acuerdo...

Creo que no todos en la vida buscan la trasendencia. A mí me da exactamente lo mismo que pase conmigo después que muera, si me hacen una estatua en la plaza del pueblo o si todos recuerdan lo buena persona que era. En realidad busco dejar otro tipo de huella, no por mí, sino que por los demás. Dejar algo en las conciencias y en los corazones de la gente, da lo mismo que se acuerden de mí, pero que de alguna manera todo mejore. Si lo pienso bien, quizás es otra manera de trascender, pero ya no como yo mismo, sino como parte del mundo, y que es en el fondo lo que pasa, todo cambia y todo se transforma.

¡Difícil dejar un cometario corto!

BUeno, por mientras, a seguir disfrutando la vida, me deben quedar unos 60 años todavía (si Dios me lo permite) así que tengo mucho por hacer.

Lechuguita dijo...

me han gustado mucho sus opiniones, me han dado mucho en que pensar... me encnata mucho esto de discutir temas densos por la vida...