viernes, 5 de enero de 2007

La importancia de llamarse Lechuga

Después de los delirios paranoicos (según Diego) seguiré con los delirios egocéntricos (según Andrés)...

Mi nombre completo es María José Lechuga López... Siendo atea de corazón me parece una injusticia lo de mis nombres... Bueno, quizás las personas encargadas de eso no pensaron que las vueltas del destino me llevarían a ser una especie de "existencialista atea"... jajajajaja. Me gusta en todo caso mi nombre, es que llevamos juntos tanto tiempo que le he tomado cariño...

Habría preferido llamarme Fraternidad, como una de las tres tías abuelas de mi padre: Libertad, Igualdad y Fraternidad... Tal vez de esa forma mi nombre habría peleado un poco el protagonismo de mi apellido paterno jajajaja

Llamarse Lechuga es definitivamente "algo", es un apellido que te marca por diversas razones:

1.- Webeos de tus compañeros del jardín hasta la siguiente persona nueva que conozca...

2.- Repetir tu apellido y contarles toda la historia al tipo del mostrador que te pide llenar un formulario...

3.- Que de no creérselo, te cambian el apellido por los altoparlantes, así que una nunca sabe que es una a la que llaman...

La verdad es que no se me ocurre ninguna otra cosa negativa de llamarse Lechuga... Y todos estos escollos los he salvado con honor, especialmente el de las bromas...

1.- Cuando más chica (en kinder), y gracias al entrenamiento de mi padre, al primer webeo... PAF!

2.- Ya en la básica desarrolle el ingenio para devolver las tallas sarcásticas a mi nombre, volviéndome ácida e irónica...

3.- Después en la Ed media y cansada de tanto escuchar las mismas bromas de boca de cada persona nueva que conocía, alentaba la creatividad de mis compañeros... pero no digamos que eran muy brillantes...

4.- Ya en la U, las personas son más medidas con sus bromas, pero varios de ellos me confesaron después que se cagaron de la risa cuando leyeron o escucharon mi nombre...

Todas estas maniobras tuve que desplegar para que me dejaran vivir en paz.... jajajajaja suena truculento, pero no es nada más lejos de la verdad, lo cierto es que las personas suelen reaccionar así ante algo diferente (podría decirse que desde el apellido que he sido media outsider, o tal vez POR el apellido), pero en general no me ha tocado ningún weon odioso y terminan por darse cuenta que con las bromas no logran sacarme de mis casillas...

Al final siempre termino siendo la Lechuga, la Lechu y derivaciones varias... Lechuguita si es con amor, Chuguita, Lechugosa, Lechuruga es una que me encantaba, fusión de Lechu y oruga (yo en saco de dormir)... Rop me ha dicho Costina... Ambiado (un profe de la U de botánica por supuesto) hasta el día de hoy me dice Lactuca ya que el nombre científico de la Lechuga es Lactuca sativa L.

Yo creo que llamarse Lechuga es algo de lo cuál estar orgulloso y tiene una ventaja: la gente te recordara fácilmente durante años, aunque me gusta pensar que las personas se acordarán de mí por algo más que el apellido...

Cuando el Alzhaimer se apodere de mis amigos por último dirán:
- esa niña que tenia apellido de verdura... ¿te acordai?.
- mmm, ah siii! tenis razón... ¿como era que se llamaba?. ...¿repollo?... ¿espinaca?... ¿apio?
- no me acuerdo mucho la verdad, pero era verde eso si...

No todos en la familia piensan así, mi papá por ejemplo, cuando chico igual lo traumaba... y como me siento taaaaaan orgullosa y por estos días ando "egocéntrica" le dedicaré varios post a esto de llamarse Lechuga...

9 comentarios:

VerónicaBas dijo...

Holaaa!
Esta muy bien escrito tu blog, con buenas historias...
Es dificil llevar un nombre diferente, aunque igual siempre hay gente que busca cualquier motivo para molestar, sea cual sea la razón siempre hay un pastel que busca como llamar la atencion a cualquier costo...
La idea es no pescar, mi apellido es Soto, lo mas comun del mundo... pero siempre le cambian la "s" por la "p" y ya te imaginas como queda...

Un saludos!

Vero

Vincent dijo...

¿Qué importancia tiene cómo nos llamemos?
¿Somos simplemente un nombre?
Nuestro nombre es una anécdota circunstancial que sólo sirve para etiquetarnos... no debemos identificarnos con él.

"... me gusta pensar que las personas se acordarán de mí por algo más que el apellido..."

Lechuguita dijo...

jajajajaja tienes razón me has pillado en las inconsistencias naturales de mi persona... Claramente soy mas que un apellido, pero le tengo un amor tan entrañable a ser una Lechuga, que no hay na' que hacerle...

Simon Mazzet dijo...

Lo de lechuga uno resalta la frescura.

Andres dijo...

no te podis llamar asi jaja con el post anterior me sorprendiste pero con este me cage de la risa en serio sabes que el post anterior me da la impresion que te estas haciendo la mina jaja

bye

Simon Mazzet dijo...

Canciones para sopear la pena:

Amores incompletos - Los Tres
Moizefala - Los Tres
With or withouth you - U2
Tu - Lucybell
Fuera De Mí - La Ley
Angie - Rolling Stones

Dr. Flaco dijo...

me acabas de terminar de encantar niña lechuguita!

lindo lindo!


juraba que era solo un apodo, y ahora sabiendo que no me encanta la forma que lo tomas!

saludos!

Fernando M. dijo...

Tienes toda la razon , asi es la vida de una lechuga, pero en definitiva somos recordados por una verdura y algo super importante somo de una una sola familia y eso enorgullece a la family, muy bueno tu blog

yandely dijo...

hola otra vez,solo pa saludarte otra vez y no eres la unica q la joden por el apellido,pero debemos sentirnos orgullosos por tener un apellido fuera delo comun y con historial muy bueno.
saluditos y abrazos desde Peru una Lechuga mas.